Quantum Forest

notes in a shoebox

Author: Luis (page 1 of 18)

You are not entitled to your opinion. You are entitled to your informed opinion. No one is entitled to be ignorant—Harlan Ellison

Jetsam 29: Belonging

Citizenship ceremony in Onuku marae, Akaroa.

Citizenship ceremony in Onuku marae, Akaroa (Photo: Luis, click to enlarge).

The camera is an instrument that teaches people how to see without a camera—Dorothea Lange

Jetsam 28: 200 m breast

Kids competing 200 m breaststroke for the first time, Timaru, New Zealand, January 2016.

Kids competing 200 m breaststroke for the first time (Photo: Luis, click to enlarge).

Financiamiento de investigación

He pospuesto muchas veces este post, así es que va en su estado actual, incompleto, parcialmente digerido, como para empezar una conversación.

Como investigador me beneficia decir que todos los países deberían investir (¿o será gastar?) más recursos en investigación. Mientras más grande sea el presupuesto, más probable es que me va a tocar una tajada. Sin embargo, cuando miro a Chile desde la distancia, hay algo que me incomoda en la lógica de la mayor inversión en investigación.

La historia es más o menos así:

  1. Chile dedica una proporción muy pequeña de su presupuesto a la investigación científica.
  2. Los países desarrollados invierten mucho más en investigación.
  3. Por lo tanto, si Chile quiere ser desarrollado hay que invertir más en investigación.
  4. ¿Cómo va a poder participar Chile en la economía del conocimiento con tan poca investigación?

A un nivel superficial, la historia parece tener sentido. Pero cuando me detengo a pensar, “la historia no me convence, sólo me atraganta” (como diría Fulano).

Los primeros dos puntos son completamente ciertos: Chile dedica una proporción pequeña (algunos dirían minúscula) del presupuesto nacional a la investigación científica. Los países desarrollados invierten muchas veces más en proporción (y órdenes de magnitud más en manera absoluta) de su producto interno bruto en materias de investigación (datos aquí). Sin embargo, y este sin embargo es muy relevante, hay un supuesto de causalidad en el corazón de mi “pero”. El supuesto es que los países son más desarrollados porque invirtieron más en investigación.

La relación entre inversión y desempeño económico no es tan directa como se supone.

Inversión en investigación y desarrollo como por porcentaje del producto interno bruto para países de la OECD. La relación entre inversión y desempeño económico no es tan directa como se supone.

Ahí es dónde empiezo a dudar. Los países desarrollados invierten mucho más en arte, pero ¿son más desarrollados porque invierten más dinero en ballet (o teatro, o películas, o estatuas)? Quizás los países más ricos se pueden dar e lujo de invertir más en cultura—y la ciencia es una expresión cultural—y dicha inversión puede que tenga efectos positivos en la economía (o puede que no). Por ejemplo, Japón invierte un mayor porcentaje que Alemania en investigación, y la economía alemana ha crecido mucho más que la japonesa. Por supuesto, podrías comentar, el contexto económico y cultural es diferente. ¿Por qué esperarías una relación directa? Bueno, ese es mi punto.

Tal vez una pregunta mejor es ¿por qué la investigación científica debería ser evaluada como un camino al desarrollo? Los investigadores tenemos una culpa parcial en el tema. En algún momento hubo que justificar el presupuesto y alguien dijo “pero es una inversión”, y de ahí continuamos repitiéndola.

Privilegio

Los investigadores representamos un grupo privilegiado: hemos tenido la mejor educación disponible; somos la cúspide del sistema educacional. En cierta medida, nuestras demandas por mayor financiamiento representan la extensión de ese privilegio, mientras la mayoría de la población recibe una educación que condena a trabajos con el ingreso mínimo.

Si uno estuviera a cargo del desarrollo de políticas públicas, ¿cuáles serían la inversiones que maximizan el beneficio para la sociedad? Quizás invertir en educación de buena calidad para una mayoría de la población, mejorar salud y nutrición para los sectores menos favorecidos tengan una mayor rentabilidad social. Algo así como los esfuerzos para reducir la mortalidad infantil (datos aquí. Por si acaso, los países con más alta mortalidad en el gráfico son México y Turquía).

Uno de los mayores logros en Chile: la reducción de la mortalidad infantil.

Uno de los mayores logros en Chile: la reducción de la mortalidad infantil. Las otras líneas representan países del OECD.

¿Y la economía del conocimiento?

Si uno piensa en Google, Facebook, Uber, Airbnb, …, Apple. ¿Cuánta ciencia hay en estas compañías? ¿Cuánta tecnología e ingeniería? Una simple apuesta: hay mucha más tecnología, ingeniería y emprendimiento que ciencia.

Monsanto, 23andMe, Syngenta. Una historia similar.

No creo que nos falte ciencia pero hay una carencia de emprendimiento técnico/científico. Sobran doctorados mientras faltan masters que integren entendimiento científico con comercialización. Esta situación no es exclusiva de Chile: sobran doctorados en buena parte del planeta. En muchas áreas existe un esquema pirámide de la enseñanza: hay muchos más estudiantes graduándose con postgrados que posiciones disponibles en universidades e institutos de investigación.

Hay una publicación del World Economic Forum que trata de medir cuáles son los países más creativos. Para ese fin usa un índice con tres factores: tecnología (inversión en investigación y desarrollo, patentes per capita), talento (porcentaje de adultos con educación terciaria y trabajadores en actividades creativas) y tolerancia (tratamiento de inmigrantes, minorías étnicas y alternativas sexuales). Es posible tener un alto índice de creatividad con valores no particularmente alto para algún factor, y la creatividad tiene una correlación positiva con el desempeño económico. Chile ciertamente tiene que trabajar en talento y tolerancia, que involucran mayores sectores de la población; es decir, son esencialmente indicadores más democráticos.

¿Quieres decir que no hay que financiar la investigación?

Buscando crear instancias de financiamiento es fácil llegar a vender la idea de una conexión estrecha entre ciencia y desarrollo, pero ¿cuántos investigadores trabajan pensando en eso? Si uno es honesto, prácticamente nadie estudia “la quinta pata del gato” en un tema científico para desarrollar el país. Uno lo hace porque le interesa el desafío, por querer entender y explicar.

Para dejarlo bien claro: no estoy diciendo paren de financiar la investigación científica. Lo que sí estoy diciendo es que los motivos comúnmente presentados por personas lobbying al gobierno tienen una relación causal tenue con el desarrollo económico del país. La investigación merece ser financiada como una representación de la cultura del país, así como lo son el teatro, la música, etc.

P.S. La mayor parte de mi investigación se conecta con aplicaciones de mejoramiento genético, estadística y ciencias de la madera en la industria forestal (aunque en ocasiones he trabajado en genética de la personalidad de calamares, desempeño reproductivo en moscas y algunas otras rarezas).

P.S.2. Para una visión diametralmente opuesta, Science is vital if Britain is to prosper, publicada por coincidencia el mismo día que este post.

P.S.3. El artículo Basic research as a political symbol (PDF) de Roger Pielke Jr. presenta una discusión de la evolución del concepto de investigación básica. Matt Ridley también describe un punto de vista interesante, sugiriendo que la mayoría de la investigación podría ser financiada por el sector privado.

I have seen 8 alien shape-shifting reptiles…

Some months ago I supported a PledgeMe campaign to get Matthew Dentith, who has a PhD in conspiracy theories, to a conference in Miami. Today I received a postcard that made my day; it started as “I have seen 8 alien shape-shifting reptiles…”

I have seen 8 alien shape-shifting reptiles upon arriving in Miami (scan of postcard).

I have seen 8 alien shape-shifting reptiles upon arriving in Miami (scan of postcard).

Nice to see that Matthew is enjoying the US’s conspiratorial environment.

To know one’s own state is not a simple matter. One cannot look directly at one’s own face with one’s own eyes, for example. One has no choice but to look at one’s reflection in the mirror. Through experience, we come to believe that the image is correct, but that is all.—Haruki Murakami in The wind-up bird chronicle.

Jetsam 27: Flower pot

Flower pot on the window sill, Bordeaux, France (Photo: Luis, click to enlarge).

Flower pot on the window sill, Bordeaux, France (Photo: Luis, click to enlarge).

I write differently from what I speak, I speak differently from what I think, I think differently from the way I ought to think, and so it all proceeds into deepest darkness—Franz Kafka

My setup (early 2015 edition)

Almost 3 years ago I posted my computer setup following the model introduced by The Setup. A few things have changed in the meantime and this time is as good as any for updating the list.

Hardware

Computers: I have been using a 13″ macbook air for 2 years now, with a 256GB SSD and 8GB of RAM. At the beginning it was strange moving from a 3.5 year older macbook 15″ to a new computer with the same hard drive and RAM. Soon the differences became more apparent: 1.2 kg lighter and much longer battery life made lugging around the computer easier. I didn’t miss (much) the larger screen. The biggest constraint has been disk space; now I only have 25 to 30GB available in disk, which involves some juggling on my part. Next computer should have a minimum of 512GB hard drive, especially when considering the size of photographs. I also have a 2009 iMac 27″ which keeps on going; at most I’ll go for extra RAM this year but It’s OK as it stands.

Phone: I use a Samsung S4 (courtesy of my job), which is good enough although I have to turn it off every few days or some errand process will consume battery like there is no tomorrow. It meets most of my requirements, except I find the camera disappointing. Basic apps: email, calendar, twitter, runkeeper, pocket casts (paid), 1weather (paid), camscanner (paid), kindle & evernote.

Bag: For the last year and a half or so I have been using an Osprey Flapjack backpack, which is OK for walking with a laptop during short distances. However, it has poor back ventilation,  making walking for fun (yes, I do that sometimes) and cycling uncomfortable. I’m considering buying an Ortlieb Downtown pannier for cycling to work, instead of my current crappy panniers.

Photo/sound:  I still use my Nikon P7100, which is a point and click with manual features too. I take fewer pictures than I would like, but it is not its fault. Sometimes I carry a Sony PCM-M10 digital recorder, which does a pretty good job in general.

Software

I have continued my belief on the impermanence of software and the need to stay operating system agnostic as much as possible.

Statistics: plain R for quickies, plain R + RStudio for bigger problems, plain R + RStudio + ASReml for quantitative genetics. SAS the odd time for historical reasons.

Presentations: back to PowerPoint after several years of Keynote. Main reason: Keynote is horrible at supporting presentations in older versions, which is death by a thousand cuts when preparing lectures. Secondary reason: the updates  have worsened Keynote.

Writing: most journal articles in Word, because most of my coauthors use it, short bursts of writing/quickies go to a text editor. I keep on changing editors, but I tend to return to Textmate 2, which has received some TLC since it was open sourced. I keep up some lecture and lab notes in latex but overtime I update them I think if it’s worth the trouble: a combination of cargo cult and Stockholm syndrome.

Photos: an old version of Adobe Lightroom for photo management, Skitch for quick image manipulation. Not completely happy with the latter, but haven’t found a good substitute.

Email: I dislike Outlook and can put up with Thunderbird, so Thunderbird it is. I can’t understand people who say I’ve kept all my email for the last 20 years, so every few years I have a catastrophic email cleansing and messages disappear. Note to self, organize an email implosion for 2015.

Browser: jumping between Firefox and Safari depending on my mood. Add-ons: Adblock Plus to make the internet free of ads.

Keeping things in sync: Dropbox.

All this software works well/it’s palatable in both Mac and Windows (keeping up with my agnosticism); some of it (Thunderbird, R, RStudio) also works in Linux. Some days I’m tempted to use OpenOffice to reduce operating system dependencies but, let’s be honest, OpenOffice is still clunky as hell.

There are loads of other programs in my computers, but don’t use them often enough to mentioning them.

 

 

 

Older posts

© 2016 Quantum Forest

Theme by Anders NorenUp ↑